El presente texto tiene como objetivo fundamental expresar el impacto devastador para la comunidad católica de Oregon por el cierre de El Centinela.

 

El Centinela es y ha sido la única fuente de información en español para la comunidad hispana a través de las diferentes parroquias que la conforman.

 

El impacto de su cierre definitivo es devastador para la comunidad católica hispana de Oregon ya que no hay ningún medio de comunicación que nos tenga informados tanto de los eventos arquidiocesanos como parroquiales en nuestro idioma español.

 

El pueblo hispano de Oregon en su mayoría, es un pueblo pletórico de expresión religiosa que ama a la iglesia católica y necesita ese sentido de unidad y pertenencia brindado por El Centinela.

 

El Centinela tiene un gran significado para la comunidad hispana porque constituye el único espacio de encuentro entre comunidades alejadas las unas de las otras.

 

El Centinela ha acompañado a la comunidad para difundir la verdad de sus luchas continuas y su contenido ha sido fundamental para alimentar y fortalecer la fe de las comunidades parroquiales, en su mayoría adultos que necesitan y aprecian un medio escrito.

 

El Centinela además de informarnos en temas relevantes para la comunidad como inmigración, salud y educación, es cultural y un medio de evangelización y formación de nuestra fe.

 

El Centinela con sus historias y testimonios enriqueció mucho la fe de los fieles a lo largo de sus 27 años y dudamos que pueda ser reemplazado por otras formas de comunicación digital ya que es leído por las familias adultas y los jóvenes no están tan interesados en su formación de fe.

 

La información del periódico El Centinela está siempre disponible y al alcance de la feligresía.

 

No pueden otras formas de comunicación social cumplir o ser efectivas con el propósito de comunicación de El Centinela ya que la comunidad hispana trabaja largas jornadas de trabajo.  

 

El Centinela es un medio que puede ser leído en cualquier momento no como las otras formas de comunicación para las que se necesita el saber de la tecnología o programas radiales o TV que son a ciertas horas del día.

 

En nombre de nuestra comunidad damos gracias a Dios y a todos los miembros del equipo de El Centinela, por sus dones al servicio en este ministerio ejemplar, sabiendo que el Señor recompensará a cada uno por el bien que haya hecho y oramos por la provisión de trabajo para cada uno de ustedes.  

 

Atentamente,

 

Diácono Marco Espinoza, coordinador del ministerio Hispano en la parroquia St. Anthony, en Tigard y feligreses Adolfo Meza y Ofelia Verdín, en nombre del movimiento de Renovación Carismática.