Iryna Kozhushko y su hija, Sofía, de Ucrania, dan su testimonio cuando el Papa Francisco abre el Encuentro Mundial de las Familias en el salón Pablo VI en el Vaticano el 22 de junio de 2022. En la foto están Pietro y Erika Chiriaco, una pareja italiana con seis hijos pequeños que los acoge. El Festival de las Familias, una noche de intercambio y música, fue el evento de apertura de la reunión de cinco días. (Foto CNS/Paul Haring).
Iryna Kozhushko y su hija, Sofía, de Ucrania, dan su testimonio cuando el Papa Francisco abre el Encuentro Mundial de las Familias en el salón Pablo VI en el Vaticano el 22 de junio de 2022. En la foto están Pietro y Erika Chiriaco, una pareja italiana con seis hijos pequeños que los acoge. El Festival de las Familias, una noche de intercambio y música, fue el evento de apertura de la reunión de cinco días. (Foto CNS/Paul Haring).

Al inaugurar en el Vaticano el Encuentro Mundial de las Familias 2022 el Papa Francisco invitó a dar “5 pasos” hacia la santidad.

El X Encuentro Mundial de las Familias (EMF) se lleva a cabo del 22 al 26 de junio de 2022 con el tema: “El amor familiar: vocación y camino de santidad” y clausurará también el Año de la Familia Amoris Laetitia.

Al participar en el “Festival de las familias”, con el que inicia el EMF, el Papa escuchó algunos testimonios y después dirigió unas palabras en las que recordó también “los impactantes acontecimientos que, en los u´ltimos tiempos, han marcado nuestras vidas. Primero la pandemia y, ahora, la guerra en Europa, que se an~ade a otras guerras que afligen a la familia humana”.

Luego, al dirigirse “a los esposos y a las familias que nos escuchan en el mundo” envió un mensaje de “cercani´a precisamente alli´ donde se encuentran, en su concreta condicio´n de vida”.

“La palabra de aliento es sobre todo esta: partir de su situacio´n real y desde alli´ intentar caminar juntos, juntos como esposos, juntos en su familia, juntos con las dema´s familias, juntos con la Iglesia”.

Por ello, el Santo Padre recordó “la para´bola del buen samaritano, que encuentra a un hombre herido en el camino, se le acerca, se hace cargo de e´l y lo ayuda a reanudar el viaje” para subrayar que quisiera que la Iglesia fuera como “un buen samaritano que se acerca y ayuda a proseguir su camino y a dar “un paso ma´s”, aunque sea pequen~o”.

En esta línea, el Papa indicó 5 “pasos más” para dar juntos retomando los testimonios que escucharon.

1. “Un paso ma´s” hacia el matrimonio.

Al recordar que “cuando un hombre y una mujer se enamoran, Dios les ofrece un regalo: el matrimonio” el Santo Padre dijo que el matrimonio es “un don maravilloso, que tiene en si´ mismo el poder del amor divino: fuerte, duradero, fiel, capaz de recuperarse despue´s de cada fracaso o fragilidad”.

El matrimonio no es una formalidad que hay que cumplir. Uno no se casa para ser cato´lico ‘con la etiqueta’, para obedecer a una regla, o porque lo dice la Iglesia; uno se casa porque quiere fundar el matrimonio en el amor de Cristo, que es so´lido como una roca. En el matrimonio Cristo se entrega a ustedes, para que tengan la fuerza de entregarse mutuamente”, explicó.

Por ello, el Papa alentó: “ánimo, pues, ¡la vida familiar no es una misio´n imposible! Con la gracia del Sacramento, Dios la convierte en un viaje maravilloso para emprender con E´l, nunca solos”.

2. “Un paso ma´s” para abrazar la cruz.

Luego, el Santo Padre reconoció que la cruz “forma parte de la vida de cada persona y de cada familia” y recordó el testimonio de la enfermedad y muerte de Chiara Corbella para destacar que “ver co´mo vivio´ ella la prueba de la enfermedad ayudo´ a su familia a levantar la mirada y a no permanecer prisioneros del dolor, sino a abrirse a algo ma´s grande: a los designios misteriosos de Dios, a la eternidad, el cielo”.

3. “Un paso ma´s” hacia el perdo´n.

“El perdo´n cura todas las heridas, es un don que brota de la gracia con la que Cristo colma a la pareja y a toda la familia cuando lo dejamos actuar, cuando recurrimos a E´l”, resaltó el Papa Francisco.

En este sentido, el Santo Padre dijo que lo importante es no olvidar que nadie es perfecto y que, a pesar de las equivocaciones, “el Sen~or vuelve a levantarnos, que todos somos pecadores perdonados, que debemos pedir perdo´n a los dema´s y tambie´n que debemos perdonarnos a nosotros mismos”.

4. “Un paso ma´s” hacia la acogida

El Papa Francisco subrayó cómo la acogida es una “bendición del cielo” y agradeció a las familias, “sobre todo de las numerosas”, porque “se piensa que en una casa donde ya son muchos sea ma´s difi´cil acoger a otros; en cambio, en la realidad no es asi´, porque las familias con muchos hijos esta´n entrenadas para hacer espacio a los dema´s”.

“En la familia se vive una dina´mica de acogida, porque sobre todo los esposos se han acogido el uno al otro, como se lo dijeron mutuamente el di´a del matrimonio: ‘Yo te recibo a ti’. Y despue´s, trayendo hijos al mundo, han acogido la vida de nuevas criaturas”.

5. “Un paso ma´s” hacia la fraternidad

El Papa dijo que la fraternidad “es una escuela que se aprende en familia” porque “viviendo junto al que es diferente a mi´, en la familia se aprende a ser hermanos y hermanas. Se aprende a superar divisiones, prejuicios, cerrazones y a construir juntos algo grande y hermoso, partiendo de lo que nos une”.

“Queridos amigos, cada una de sus familias tiene una misio´n que cumplir en el mundo, un testimonio que dar. Los bautizados, en particular, estamos llamados a ser un mensaje que el Espi´ritu Santo toma de la riqueza de Jesucristo y regala a su pueblo”, concluyó el Papa.