Robert Kelly, nuevo presidente de la Universidad de Portland, pronuncia su discurso inaugural el 23 de septiembre. (Bob Kerns/University of Portland).
Robert Kelly, nuevo presidente de la Universidad de Portland, pronuncia su discurso inaugural el 23 de septiembre. (Bob Kerns/University of Portland).

El nuevo presidente de la Universidad de Portland quiere que la universidad católica sea “un faro de luz en lo alto que todo el mundo lo vea”.

 

Robert Kelly, el primer presidente laico de la única universidad católica de Oregon, puso a la multitud de pie varias veces durante su discurso inaugural el 23 de septiembre.

 

“Estamos aquí para discernir lo que realmente esperamos, lo que nuestros corazones nos dicen que es verdadero, hermoso y bueno”, dijo Kelly a la asamblea reunida en la cúpula deportiva de la escuela. “Entonces estamos aquí para actuar, para ejecutar, para hacer".

 

Kelly asumió su cargo desde el primero de julio y ya ha ayudado a construir un plan estratégico. Es el primer afroamericano en dirigir U.P. en sus 121 años de historia.

 

“¿Cuál es el mundo que deseas crear?”, preguntó. “¿Crees que con todos los obstáculos en tu camino puedes hacerlo?”

 

Kelly, luciendo la toga académica color púrpura de U.P., dijo que sus esperanzas son altas, nada menos que una comunidad sin violencia y racismo, un lugar donde se cuida la creación y la gente vive en armonía. Dijo que la universidad puede probar ideas, absorber sabiduría y difundir la verdad para el bien del mundo.

 

Juntos podemos ser el faro que la comunidad necesita”, dijo Kelly, vigésimo primer presidente de U.P. “Haré todo lo que pueda para que esta luz crezca más fuerte y vibrante”.

 

En un momento dado, Kelly se puso de pie mientras dos ex presidentes de la U.P., los sacerdotes de la Santa Cruz David Tyson y Bill Beauchamp, imponían sus manos sobre sus hombros en bendición. Fue una clara señal de que la comunidad religiosa, que fundó U.P. en 1901, está apoyando plenamente al nuevo líder de la universidad.

 

El padre de la Santa Cruz, Bill Lies, superior provincial estadounidense de la Congregación de la Santa Cruz, prometió un "apoyo fraterno profundo y permanente". Por su parte, Kelly señaló varias veces que su trabajo es avanzar en la misión de la Santa Cruz.

 

La voz de Kelly se quebró al expresar agradecimientos a su familia, cuyos miembros estaban presentes. Está casado con Bridget Turner Kelly, profesora de la Universidad de Maryland. La pareja tiene dos hijos adultos jóvenes.

 

Turner Kelly describió a su esposa como una persona que vive su fe católica. "operando con un lente de equidad y un corazón por la justicia", dijo.

 

Kelly agradeció con entusiasmo a los estudiantes. "Está lleno de esperanza, enérgico, amable y divertido", dijo. Emma Fuller, presidente del cuerpo estudiantil de U.P., le agradeció, señalando con deleite que el nuevo presidente vistió una falda escocesa y marchó con la banda de tambores estudiantil a un reciente partido de fútbol.

 

Kelly ha sido omnipresente en todo el campus desde julio, dijo Tom Arndorfer, presidente de la junta de regentes de U.P. Arndorfer elogió la energía, la creatividad y la pasión de Kelly.

 

Kelly tiene un doctorado en filosofía, política educativa, planificación y administración de la Universidad de Maryland, una maestría en educación superior y administración de asuntos estudiantiles de la Universidad de Vermont y una licenciatura en artes y ciencias políticas de la Universidad Loyola de Maryland.

El Noroeste Pacífico ya es un territorio familiar para Kelly, ya que una vez se desempeñó como vicepresidente de desarrollo estudiantil y profesor adjunto de educación en la Universidad de Seattle.

 

El día de la inauguración incluyó una misa con una gran pancarta de un icono de Cristo maestro. Presidió el obispo auxiliar Peter Smith.

 

La hermana franciscana Verónica Schueler dio un saludo, al igual que los funcionarios del condado de Multnomah y la ciudad de Portland.

 

Jeff Gauthier, un profesor de filosofía que habla en nombre de la facultad reconoció que Kelly ha llegado “en un momento de desafío y cambio, no solo a la universidad, sino a todo el mundo”.

 

Este otoño, U.P. se vio afectada por una baja sorpresiva en las inscripciones estudiantiles y se enfrenta a una crisis presupuestaria.

 

edl@catholicsentinel.org