Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel | EL CENTINELA ARCHIVO
El Centinela | Portland, OR Viernes, 22 de Septiembre de 2017
Peregrinos de Portland recorren las calles con la Virgen de Fátima Celebraciones por el Centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima Misa Mariachi 2017 Cinco de Mayo 2017 Marcha del 1ro. de Mayo 2017 Conferencia Pastoral de Ministros 2017 Semana Santa 2017 Reliquia del Papa Juan Pablo II Caminando con Jesús PDX Rito de Elección 2015 Misa Maya con Arzobispo Alexander Sample Concierto 'Vive tu Fe' Misa Mariachi Cinco de Mayo Ordenación Obispo Peter Smith Canonización en Roma Semana Santa 2014 Misa del Santo Crisma Pascua Juvenil 2014-Turner, OR. Bring Them Home/Traerlos a Casa Libertad Religiosa Cinco de Mayo Visita del Papa a México y Cuba Ciudadanía para Mónica Diaz Virgen de Guadalupe 2011 Jornada Mundial de la Juventud- Madrid 2011 Misa Mariachi en el Cinco de Mayo con Arzobispo John Vlazny Terremoto y Tsunami en Japón Beatificación de Juan Pablo II Tornado en Aumsville, sureste de Salem Bicentenario de Independencia de México Congreso de Jóvenes de Portland Mundial Sudáfrica 2010 Terremoto en Chile Haití sumida en la destrucción Fiesta de la Virgen de Guadalupe Mes de la Hispanidad 2009 Visita de Obama al Papa en El Vaticano Papa en visita a Tierra Santa Posesión del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama Bodas de Plata del Arzobispo John Vlazny Reunificación de la Familia Díaz Elecciones 2008 Beatificación en Roma Jornada Mundial de la Juventud 2008 en Sydney Ingrid Betancourt- Momentos de libertad Un año de la Redada en Portland-Junio 2008 Visita del Papa a Estados Unidos-Abril 2008 Galería de Fotos

Binational Health Week 2017

Inicio : Noticias : Latinoamérica 22 de Septiembre de 2017

10 de Septiembre de 2017 10:12:00 PM
"Condeno el narcotráfico", dijo el Papa al despedirse de Colombia
Foto Servicio Católico de Noticias
La última misa multitudinaria del Papa Francisco fue hoy en Cartagena antes de partir hacia Roma, después de su visita de cinco días a Colombia.
Foto Servicio Católico de Noticias
La última misa multitudinaria del Papa Francisco fue hoy en Cartagena antes de partir hacia Roma, después de su visita de cinco días a Colombia.
Antonio Andraus Burgos
Especial para El Centinela

El Papa Francisco regresó esta noche a Roma, luego de permanecer cinco días en Colombia, en cumplimiento de una visita pastoral que había anunciado seis meses atrás, con presencia en las ciudades de Bogotá, Villavicencio, Medellin y Cartagena, en donde concluyó su periplo este domingo 10 de septiembre. 

En su último día de actividades en Colombia, su Santidad el Papa Francisco, visitó la Iglesia de San Pedro, en donde reposan los restos del ‘’Esclavo de los Esclavos’’ y desde el atrio del centro religioso, llevó a cabo la ceremonia del Ángelus; se reunió privadamente con 70 miembros de la comunidad jesuita; visitó el barrio San Francisco; bendijo desde el aire el monumento de la Virgen del Carmen, situado en el centro de la Bahia de las Ánimas de Cartagena, y, finalmente, presidió una misa campal en las instalaciones de la zona industrial de la ciudad, en los muelles de Contecar, a la cual concurrieron unas 400 mil personas. 

Sobre las 7:10 de la noche, luego de ser despedido por el presidente de Colombia, varios de sus ministros y el clero que concurrió a la última jornada pastoral, y de transitar por la alfombra roja, debidamente dispuesta para el acto final de su presencia en este país suramericano, el Papa Francisco, en vuelo especial de la empresa Avianca, partió para Roma, a donde deberá llegar después del medio día de este lunes 11 de septiembre. 

De las actividades

Esta vez no hubo alfombra roja al descender de la nave de Avianca que lo trasladó de Bogotá, la capital de la República, a la histórica ciudad de Cartagena de Indias, en la zona caribeña de Colombia. En cambio si hubo un sombrero vueltiao, el tradicional símbolo artesanal de la Costa Atlántica, objeto que lució por espacio de minutos, una vez arribó al aeropuerto Rafael Núñez, de Cartagena, en medio del saludo de menores de edad, que salieron a su paso para darle la bienvenida a su llegada a la ciudad. 

Saliendo del aeropuerto Rafael Núñez, su Santidad se dirigió al barrio San Francisco, en donde bendijo la primera piedra para la obra especial para niños Talhita Qum (Levántate Niño), que desarrollan los padres jesuitas en la ciudad, en donde además trabajan para evitar ‘’el comercio sexual de menores’’, que tanto afecta a Cartagena y el país. 

Seguidamente, su Santidad se golpeó contra un soporte del Papa Móvil, que lo transportaba, cuando inesperadamente frenó y él intentaba saludar a un niño, causándole una pequeña herida en la ceja izquierda e inflamándole el pómulo de ese mismo lado. Sin embargo, Su Santidad continuó su periplo y cuando fue interrogado por los periodistas, ¿qué le había pasado?, risueña y jocosamente dijo: ‘’Me dieron una piñata (un puñetazo)’’.

Más adelante, se bajó del Papa Móvil para visitar la humilde residencia de la señora Lorenza María Ramos, una afro cartagenera que vive en el barrio San Francisco, quien diariamente, con la ayuda de la comunidad de los Padres Jesuitas, de algunos comerciantes y de familias acomodadas, ofrece gratuitamente alimentación a 75 menores de edad. 

‘’Lorenza usted vale mucho’’, fue lo que le dijo el Papa Francisco a doña Lorenza durante la reunión que sostuvieron en su residencia por espacio de 12 minutos, y al abandonar la misma, el Santo Padre lucía una pequeña curación sobre su ceja izquierda y ya se le observaba el morado su pómulo del mismo lado. 

Todavía hay esclavos 

Sobre el medio día, frente al atrio de la Iglesia de San Pedro Claver, durante su intervención en el Angelus, el Santo Padre reclamó vehementemente en pro de desarrollar un trabajo para dar dignidad a todos los descartados por la sociedad, los inmigrantes, los que sufren la violencia y la trata de personas. 

Subrayó que todavía hoy "en Colombia y en el mundo, millones de personas son vendidas como esclavos, o bien mendigan un poco de humanidad, un momento de ternura, se hacen a la mar o emprenden el camino porque lo han perdido todo, empezando por su dignidad y por sus propios derechos’’, al recordar la misericordiosa labor de San Pedro Claver, el Santo de los Negros, y de la madre Bernarda, quien también desarrolló labores por la gente de color en Cartagena. 

Orar por Venezuela 

Al rechazar ‘’todo tipo de violencia en la vida política’’, el Papa Francisco recordó igualmente en el Angelus la situación política que vive Venezuela, al señalar que ‘’desde este lugar, quiero asegurar mi oración por cada uno de los países de Latinoamérica, y de manera especial, por la vecina Venezuela’’. 

‘’Desde esta ciudad, sede de los Derechos Humanos, hago un llamamiento para que se rechace todo tipo de violencia en la vida policial y se encuentre una solución a la grave crisis que se esta viviendo en ese país y que afecta a todos’’, sostuvo el Sumo Pontífice. 

Agregó que ‘’expresó mi cercanía a cada uno de los hijos e hijas de esa amada nación, Venezuela, como también a los que han encontrado en esta tierra colombiana un lugar de acogida’’. 

Al concluir el Angelus, el Papa Francisco ingresó a la iglesia y frente a los restos de San Pedro Claver, el primer sacerdote jesuita en ser ordenado en Colombia, meditó y oró por espacio de cinco minutos, para luego dirigirse a un salón especial contiguo al centro católico, para reunirse con 70 miembros de la comunidad de los Padres Jesuitas. 

Última misa 

Luego de bendecir desde un helicóptero el nuevo monumento de la virgen del Carmen, enclavado en la zona central de la Bahía de las Ánimas de Cartagena, el Santo Padre se dirigió hacia la zona industrial de la ciudad, en donde desde el muelle de la empresa Contenedores de Cartagena (Contecar), ofició su última misa campal en Colombia, con asistencia de más de 400 mil fieles. 

El Santo Padre recordó que San Pedro Claver se hizo llamar ‘’esclavo de los negros para siempre’’, quien esperaba las naves que llegaban desde África al principal mercado de esclavos en el Nuevo Mundo. 

‘’Muchas veces los atendía solamente con gestos evangelizadores, por la imposibilidad de comunicarse, por la diversidad de los idiomas. Sin embargo, explicó su Santidad, Pedro Claver sabía que el lenguaje de la caridad y de la misericordia era comprendido por todos’’. 

‘’Incluso, sostuvo el Papa Francisco, cuando repugnaban, porque los pobrecitos venían en un estado terrible, él, San Pedro Claver, les besaba las llagas’’, añadiendo que el sacerdote jesuita con sus acciones ‘’ha testimoniado en modo formidable la responsabilidad y el interés que cada uno de nosotros debe tener por sus hermanos’’. 

Sobre la paz 

Para construir la paz, dijo el Sumo Pontífice, ‘’no es con la lengua, sino con manos y obras’’; resaltando que si ‘’Colombia quiere una paz estable y duradera, tiene que dar urgentemente un paso en la dirección del bien común, de la equidad, de la justicia, del respeto de la naturaleza humana y  de sus exigencias’’.

‘’Se nos exige generar desde abajo un cambio cultural: a la cultura de la muerte, de la violencia, responder con la cultura de la vida, del encuentro. Se trata de un acuerdo para vivir juntos, de un pacto social y cultural’’, sostuvo el máximo jerarca de la Iglesia Católica.

El narcotráfico

En un duro pronunciamiento contra el narcotráfico en el mundo, el Obispo de Roma condenó de manera enérgica y contundente la forma como hombres sin escrúpulos se lucran con el dinero que produce el comercio de la droga en el mundo entero. 

‘’Condeno con toda entereza la lacra del narcotráfico. Este mal afecta terriblemente contra la persona humana. La condeno porque ha dañado tantas vidas y es mantenida por hombres sin escrúpulos’’, advirtió el Santo Padre, expresando que ‘’hago un llamado a terminar con el narcotráfico en el mundo’’. 

Además de señalar los daños que la producción del narcotráfico se produce contra la naturaleza, en Papa Francisco clamó por buscar los mecanismos que permitan acabar con el negocio del narcotráfico a nivel mundial, ‘’que solo siembra la muerte’’. 

La despedida

Al concluir la misa campal en Contecar, el arzobispo de Cartagena, monseñor Jorge Enrique Jiménez Carvajal, en una breve intervención, le agradeció al Santo Padre su presencia en Colombia, pero hubo un momento en que su voz fue frágil, al expresar la gratitud del pueblo de Cartagena, de toda la costa Caribe y de Colombia, por esta visita de su Santidad.

Posteriormente, en el aeropuerto Rafael Núñez le fueron tributados los honores de Jefe del Estado Vaticano, acompañado por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos Calderon, mientras observaba manifestaciones culturales a través de comparsas que interpretaban aires musicales de la Región Caribe. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Noticias Relacionadas:
• "En Colombia el amor debe ser convertido en hechos de no violencia y de paz": Papa Francisco
• 'No pierdan la paz por la cizaña': Papa Francisco
• Un millón de colombianos en la primera Misa con el Papa Francisco
• "No se dejen robar la alegría", dice el Papa Francisco en Colombia
• El mensaje del Papa Francisco a los colombianos a pocas horas de su arribo



Búsqueda Avanzada







Anunciantes online

Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved