Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel | EL CENTINELA ARCHIVO
El Centinela | Portland, OR Viernes, 22 de Septiembre de 2017
Peregrinos de Portland recorren las calles con la Virgen de Fátima Celebraciones por el Centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima Misa Mariachi 2017 Cinco de Mayo 2017 Marcha del 1ro. de Mayo 2017 Conferencia Pastoral de Ministros 2017 Semana Santa 2017 Reliquia del Papa Juan Pablo II Caminando con Jesús PDX Rito de Elección 2015 Misa Maya con Arzobispo Alexander Sample Concierto 'Vive tu Fe' Misa Mariachi Cinco de Mayo Ordenación Obispo Peter Smith Canonización en Roma Semana Santa 2014 Misa del Santo Crisma Pascua Juvenil 2014-Turner, OR. Bring Them Home/Traerlos a Casa Libertad Religiosa Cinco de Mayo Visita del Papa a México y Cuba Ciudadanía para Mónica Diaz Virgen de Guadalupe 2011 Jornada Mundial de la Juventud- Madrid 2011 Misa Mariachi en el Cinco de Mayo con Arzobispo John Vlazny Terremoto y Tsunami en Japón Beatificación de Juan Pablo II Tornado en Aumsville, sureste de Salem Bicentenario de Independencia de México Congreso de Jóvenes de Portland Mundial Sudáfrica 2010 Terremoto en Chile Haití sumida en la destrucción Fiesta de la Virgen de Guadalupe Mes de la Hispanidad 2009 Visita de Obama al Papa en El Vaticano Papa en visita a Tierra Santa Posesión del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama Bodas de Plata del Arzobispo John Vlazny Reunificación de la Familia Díaz Elecciones 2008 Beatificación en Roma Jornada Mundial de la Juventud 2008 en Sydney Ingrid Betancourt- Momentos de libertad Un año de la Redada en Portland-Junio 2008 Visita del Papa a Estados Unidos-Abril 2008 Galería de Fotos

Binational Health Week 2017

Inicio : Noticias : Mundo 22 de Septiembre de 2017

22 de Agosto de 2017 10:44:00 AM
"Barcelona somos todos" 
Foto Servicio Católico de Noticias
La multitud se unió en una plaza de Cataluña, para rendirle tributo a los fallecidos por el ataque terrorista.
Foto Servicio Católico de Noticias
La multitud se unió en una plaza de Cataluña, para rendirle tributo a los fallecidos por el ataque terrorista.
Foto Servicio Católico de Noticias
La gente ha regresado a las calles, unos caminan frente a una tienda de recuerdos muy cerca de Las Ramplas, en Barcelona, España.
Foto Servicio Católico de Noticias
La gente ha regresado a las calles, unos caminan frente a una tienda de recuerdos muy cerca de Las Ramplas, en Barcelona, España.
Patricia Castellanos
Especial para El Centinela

Barcelona (España)-La Rambla es el corazón de Barcelona. Es una calle peatonal de la ciudad condal de poco más de un kilómetro en la que locales y turistas comparten espacio. Saliendo de la Plaza Catalunya, la plaza central de la ciudad, por la Rambla se llega en 15 minutos caminando al Mar Mediterráneo. A pesar de que el pasado jueves un yihadista sembró el terror en esta alegre calle barcelonesa, la ciudad entera ha respondido en un solo clamor: “no tenemos miedo. Barcelona somos todos” (No tenim por. Barcelona som tots, en catalán). 

Esta ciudad abierta, con un profundo tejido asociacionista que data de más de un siglo, comienza a salir del estado de shock como sólo ella sabe: saliendo a la calle en una sola voz.

Por el momento, quedaron aparcados los conflictos políticos entre independentistas y unionistas porque la prioridad han sido las víctimas y las familias y no dejar hundir a la ciudad en la depresión. Por ello, ha sorprendido en todo el mundo la reacción valiente de sus habitantes ante el horror: ocupar la calle que los terroristas han querido manchar. Así, el mosaico pintado por el pintor mallorquín Joan Miró, e inaugurado en 1976 para dar la bienvenida a los visitantes de la ciudad que llegan por mar, se convirtió en un altar improvisado. Allí el yihadista abandonó la furgoneta blanca con la que asesinó a 13 personas y dejó a más de un centenar herido tras un atropello demente. El espíritu de superación de los barceloneses también se refleja en el rechazo a la manifestación fascista del día siguiente y que pretendía criminalizar al colectivo musulmán. Los vecinos se negaron a que los racistas aprovecharan el fatal atentado para gritar arengas contra los fieles del islam e impidieron su marcha por las calles de una ciudad que ya ha sufrido demasiado. 

Porque el dolor no ha enceguecido a una sociedad que se precia de tolerante y que refleja en su salida a la calle que no está dispuesta a encerrarse en su dolor. Por esta razón, y al grito de “No tenim por”, manifestaron su dolor por las víctimas pero al mismo tiempo, su comprensión hacia una comunidad fácilmente criminalizada pero que a su vez sufre las consecuencias de las acciones de unos pocos extremistas. Esta es la razón que ha permitido a diferentes asociaciones de musulmanes salir también a protestar, a corear que no se puede aterrorizar a otros en nombre de su religión y que aman el país que les ha dado acogida y les ha permitido encontrar una vida digna y pacífica.

La reivindicación de la calle demuestra no sólo el espíritu de esta ciudad sino también el empuje que la convierte en uno de los principales motores económicos de España. En 2015 la ciudad recibió más de 8 millones de visitantes de los cuales el 39% la visitaba por tercera ocasión. 

Esta ciudad tranquila y alegre, tiene un 17,8% de población de procedencia extranjera a enero de 2017, de un total de 1.625.137, según las estadísticas del Ayuntamiento de la ciudad. Es la ciudad más visitada de España y de ello, desafortunadamente, dan muestra las 34 nacionalidades de las que proceden los heridos y víctimas mortales. Barcelona ha sido sede de movimientos literarios, musicales, cívicos… es una ciudad que vive y deja vivir. Aquí han vivido premios Nobel como García Márquez y Mario Vargas Llosa.

Cinco días después del atentado, cuando el balance general habla de 15 personas fallecidas, y más de un centenar de heridos, las autoridades buscan dar caza al terrorista después de lograr arrestar a una gran parte de la célula, cuyo número de integrantes todavía no se conoce. 

A pesar del horror, la ciudad ha salido a la calle, se ha volcado a donar sangre, ocupar la Rambla, e intenta de manera colectiva curar una herida profunda que quedará por siempre en

el corazón de esta ciudad hermosa. Un pequeño paraíso que a pesar de unos pocos, los catalanes no están dispuestos a perder. 

 

*Patricia Castellanos Pineda, periodista colombiana radicada en Barcelona. Trabajó en El Espectador, Bogotá-Colombia. Tiene un Doctorado en Ciencias de la Información y la Comunicación. 

 



Noticias Relacionadas:
• Atentado terrorista en Barcelona, piden oraciones por víctimas



Búsqueda Avanzada







Anunciantes online

Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved