Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel | EL CENTINELA ARCHIVO
El Centinela | Portland, OR Domingo, 24 de Septiembre de 2017
Peregrinos de Portland recorren las calles con la Virgen de Fátima Celebraciones por el Centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima Misa Mariachi 2017 Cinco de Mayo 2017 Marcha del 1ro. de Mayo 2017 Conferencia Pastoral de Ministros 2017 Semana Santa 2017 Reliquia del Papa Juan Pablo II Caminando con Jesús PDX Rito de Elección 2015 Misa Maya con Arzobispo Alexander Sample Concierto 'Vive tu Fe' Misa Mariachi Cinco de Mayo Ordenación Obispo Peter Smith Canonización en Roma Semana Santa 2014 Misa del Santo Crisma Pascua Juvenil 2014-Turner, OR. Bring Them Home/Traerlos a Casa Libertad Religiosa Cinco de Mayo Visita del Papa a México y Cuba Ciudadanía para Mónica Diaz Virgen de Guadalupe 2011 Jornada Mundial de la Juventud- Madrid 2011 Misa Mariachi en el Cinco de Mayo con Arzobispo John Vlazny Terremoto y Tsunami en Japón Beatificación de Juan Pablo II Tornado en Aumsville, sureste de Salem Bicentenario de Independencia de México Congreso de Jóvenes de Portland Mundial Sudáfrica 2010 Terremoto en Chile Haití sumida en la destrucción Fiesta de la Virgen de Guadalupe Mes de la Hispanidad 2009 Visita de Obama al Papa en El Vaticano Papa en visita a Tierra Santa Posesión del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama Bodas de Plata del Arzobispo John Vlazny Reunificación de la Familia Díaz Elecciones 2008 Beatificación en Roma Jornada Mundial de la Juventud 2008 en Sydney Ingrid Betancourt- Momentos de libertad Un año de la Redada en Portland-Junio 2008 Visita del Papa a Estados Unidos-Abril 2008 Galería de Fotos

Binational Health Week 2017

Inicio : Comunidad y Fe : Columna Arzobispo Alexander K. Sample 24 de Septiembre de 2017

4 de Mayo de 2016 11:54:00 AM
"La alegría del amor" - un primer vistazo

Arzobispo Alexander K. Sample


Se ha vertido mucha tinta (y ha ocupado mucho espacio en los blogs de Internet) las reacciones sobre la reciente exhortación apostólica del Santo Padre, Amoris Laetitia (La alegría del amor). De hecho, este servidor emitió un breve comunicado al respecto cuando se publicó el documento. De esa comunicación quiero enfatizar un punto: por favor dedíquele tiempo a la lectura y estudio de la exhortación antes de llegar a conclusiones. Lea el documento y no se limite a lo que dicen los medios de comunicación.

El propio Papa Francisco nos advierte que no debemos dar una lectura apresurada al texto: “Por eso no recomiendo una lectura general apresurada. Podrá ser mejor aprovechada, tanto por las familias como por los agentes de pastoral familiar, si la profundizan pacientemente parte por parte o si buscan en ella lo que puedan necesitar en cada circunstancia concreta.” (AL #7) La exhortación apostólica es bien extensa, mas larga de lo usual y nos tomará tiempo asimilarla y cosechar sus frutos. Yo mismo todavía la estoy estudiando.

Dicho esto, me gustaría ampliar algunos puntos de lo ya expresado en mi comunicado inicial sobre este nuevo mensaje del Santo Padre. Más adelante, comentaré mas sobre la exhortación apostólica e incluso publicaré algunas guías pastorales al respecto, particularmente para los sacerdotes y las personas que trabajan en el ministerio de matrimonio y familia. Nuestro director arquidiócesano de la Oficina de Matrimonio y Familia, Jason Kidd, estudia el documento para ver como aplicarlo a nivel local.

En primer lugar, ¿de dónde surge esta exhortación apostólica? Para ser precisos, una exhortación apostólica "post-sinodal", significa que el escrito emerge de los dos últimos sínodos de los obispos del mundo sobre el matrimonio y la vida familiar. El Papa Francisco ha reunido un trabajo portentoso de estos dos sínodos. El Santo Padre ha sido testigo de las deliberaciones y recibió el informe final de los obispos que participaron en los sínodos.

A modo de resumen del trabajo realizado hasta llegar al documento final de la exhortación apostólica, diría que el primer sínodo extraordinario en el 2014, tenía el propósito de identificar la situación real de los matrimonios y las familias en el mundo tomando en consideración los retos excepcionales del nuestro tiempo. Para el segundo sínodo del 2015, los obispos buscaron soluciones pastorales para cada una de las situaciones reales que enfrentan las familias de hoy. De estas reflexiones surge la exhortación papal.

La exhortación contiene hermosas y profundas reflexiones sobre la dignidad y la bondad del matrimonio y la familia que viene de la mano de nuestro Creador. El Papa Francisco comienza con una poderosa reflexión sobre los fundamentos teológicos y bíblicos para comprender correctamente cuál es el significado del matrimonio y los niños en el plan divino. Luego el Papa presenta una bella reflexión sobre cómo realmente es el amor en el matrimonio.

Luego el Papa aborda algunas consideraciones pastorales prácticas, incluída la preparación al matrimonio (tanto la remota como la inmediata), el apoyo a los matrimonios jóvenes, y el cuidado de las familias con dificultades. Después de un análisis sobre las relaciones entre los padres y los hijos, nuestro Santo Padre aborda la situación de las familias rotas o heridas y cómo integrarlas más profundamente en la vida de la Iglesia.

En esta exhortación apostólica, el Papa no ha realizado ningún cambio en la enseñanza verdadera de la Iglesia Católica sobre el matrimonio y la vida familiar. El no podía. Él está obligado, al igual que todos nosotros, a defender las verdades eternas establecidas por Dios y  reveladas en la Sagrada Escritura y en la Tradición viva de la Iglesia guiada por el Espíritu Santo. La doctrina no cambia. Sólo se puede desarrollar de una manera coherente y fiel a la enseñanza perenne de Cristo y su Iglesia.

La práctica pastoral y la disciplina sacramental siempre deben ser completamente coherentes con las enseñanzas de Jesús y su Iglesia. La Iglesia, por ejemplo, no puede, por un lado enseñar solemnemente algo y luego por otro lado participar en una disciplina o práctica pastoral que contradiga esa enseñanza la cual tendría el efecto de vaciarla de su significado. En este caso, la enseñanza sería “cambiada” de hecho por la práctica pastoral.

Una observación final es que la exhortación no puede ser leida de forma aislada. Esto es un peligro que veo que sucede con frecuencia cuando la Iglesia publica un documento nuevo, incluso del Papa. Algunas personas se aferran a lo nuevo, pensando que esto es lo que necesitamos saber o leer. Amoris Laetitia, como cualquier otro documento de la Iglesia, debe ser leído dentro de un conjunto amplio de las enseñanzas que la Iglesia ha elaborado en los últimos 2,000 años, que comienza con las palabras de Jesucristo. Por ejemplo, el Vaticano II no niega el Vaticano I o el Concilio de Trento. La enseñanza de la Iglesia se ha elaborado de forma orgánica bajo la promesa de la guía del Espíritu Santo.

De este modo, Amoris Laetitia debe leerse, entenderse e interpretarse dentro de este amplio contexto del magisterio. Recomiendo, en particular, que se lea en el marco de la profunda enseñanza de san Juan Pablo II sobre el matrimonio, la familia y la sexualidad humana. El Papa Benedicto XVI también ofreció unas enseñanzas relevantes al respecto. El documento Amoris Laetitia es la contribución del Papa Francisco al tema del amor en la familia.

¡Por último, acabo de leer el documento! Está disponible en el sitio web de la Arquidiócesis (www.archdpdx.org). Mantengamos en nuestra oraciones a todos nuestros matrimonios, familias y a quienes están en discernimiento matrimonial!



Noticias Relacionadas:
• La Ley Suprema de la Iglesia
• ¿En qué consiste una vida exitosa?



Búsqueda Avanzada


Copias Parroquia

Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved