Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel | EL CENTINELA ARCHIVO
El Centinela | Portland, OR Domingo, 24 de Septiembre de 2017
Peregrinos de Portland recorren las calles con la Virgen de Fátima Celebraciones por el Centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima Misa Mariachi 2017 Cinco de Mayo 2017 Marcha del 1ro. de Mayo 2017 Conferencia Pastoral de Ministros 2017 Semana Santa 2017 Reliquia del Papa Juan Pablo II Caminando con Jesús PDX Rito de Elección 2015 Misa Maya con Arzobispo Alexander Sample Concierto 'Vive tu Fe' Misa Mariachi Cinco de Mayo Ordenación Obispo Peter Smith Canonización en Roma Semana Santa 2014 Misa del Santo Crisma Pascua Juvenil 2014-Turner, OR. Bring Them Home/Traerlos a Casa Libertad Religiosa Cinco de Mayo Visita del Papa a México y Cuba Ciudadanía para Mónica Diaz Virgen de Guadalupe 2011 Jornada Mundial de la Juventud- Madrid 2011 Misa Mariachi en el Cinco de Mayo con Arzobispo John Vlazny Terremoto y Tsunami en Japón Beatificación de Juan Pablo II Tornado en Aumsville, sureste de Salem Bicentenario de Independencia de México Congreso de Jóvenes de Portland Mundial Sudáfrica 2010 Terremoto en Chile Haití sumida en la destrucción Fiesta de la Virgen de Guadalupe Mes de la Hispanidad 2009 Visita de Obama al Papa en El Vaticano Papa en visita a Tierra Santa Posesión del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama Bodas de Plata del Arzobispo John Vlazny Reunificación de la Familia Díaz Elecciones 2008 Beatificación en Roma Jornada Mundial de la Juventud 2008 en Sydney Ingrid Betancourt- Momentos de libertad Un año de la Redada en Portland-Junio 2008 Visita del Papa a Estados Unidos-Abril 2008 Galería de Fotos

Binational Health Week 2017

Inicio : Comunidad y Fe : Columna Arzobispo Alexander K. Sample 24 de Septiembre de 2017

1 de Octubre de 2014 5:29:00 PM
¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?

Arzobispo Alexander K. Sample


Cuando Dios confrontó a Caín después éste matara a su propio hermano Abel, Caín respondió a Dios con la famosa pregunta: "¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?" (Génesis 4, 9). Esta frase de la Sagrada Escritura se ha utilizado a lo largo de los siglos para ayudar a reflexionar sobre la responsabilidad que tenemos los unos con los otros, en la comunidad de la familia humana.

Nuestra sociedad siempre ha tratado de equilibrar los derechos individuales con la mayor responsabilidad por el bien común. Sin dejar de respetar la libertad individual y deseando la mayor libertad de la persona humana tanto como sea razonable, la sociedad tiene que equilibrar esos derechos y libertades con lo que es mejor y bueno para el conjunto de la comunidad.

Los oregonianos enfrentarán una medida electoral en las próximas elecciones, el 4 de noviembre, que llamará a todos nosotros para sopesar cuidadosamente y con sensibilidad lo que en verdad es lo mejor para el bien común de nuestra sociedad. Estoy hablando del Proyecto de Ley 91, que busca legalizar la marihuana para el uso recreativo en Oregon. Ruego a todos los lectores pensar con claridad y sin pasión antes de votar sobre esta medida que, sin duda, va a cambiar la cultura de nuestro estado.

Yo sólo he sido oregoniano durante un año y medio, pero ya he notado una actitud de individualismo e incluso un espíritu liberal entre muchos residentes de Oregon, en relación con el gobierno y otras instituciones de la sociedad. Muchos no quieren que nadie les diga lo que está bien o no está bien ni lo que pueden hacer o no. Tengo la sensación de que hay cierta manifestación de eso en el debate sobre la legalización de la marihuana para uso recreativo. Muchos quieren permitir esta libertad para los ciudadanos que opten por usar marihuana.

Pero, ¿hay otros factores que deben ser considerados en este debate? ¿Hay más y más ramificaciones de largo alcance si el consumo de marihuana se extiende y es legalizado? ¿Va a terminar haciendo más daño a las personas y la vida común que compartimos en la sociedad? ¿Deberíamos estar preocupados por el daño causado a las personas por el uso de esta droga, daño hecho a nuestra juventud, daño a las familias, daño a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, así como los demás? En otras palabras, ¿soy yo el guardián de mi hermano?

Muchos argumentarán que la marihuana no es diferente al consumo del alcohol, que es legal. La prohibición del alcohol no funcionó en nuestra historia. Entonces, ¿cuál es el problema? ¿Por qué no permiten que la gente elija la marihuana igual que pueden optar por consumir alcohol?

Bueno, hay mucha evidencia de que el consumo de marihuana no puede simplemente ser equiparado con el consumo de alcohol. Es un medicamento que funciona en el cerebro y el sistema nervioso central de maneras muy diferentes que el alcohol. He hablado con personas que, con sólo el uso de marihuana casual, han experimentado reacciones aterradoras. La marihuana se produce y distribuye hoy en día es mucho más potente y dañino de lo que era en los años 1960 y 1970.

Otro factor a considerar es que la mayoría de las personas no abusan del alcohol o desarrollan alcoholismo. Los llamados "bebedores sociales" no beben alcohol para emborracharse o alterar su estado de ánimo. Las personas que consumen marihuana con fines recreativos, por otra parte, lo hacen para "drogarse" y alterar su estado de ánimo y la conciencia. Esto no sólo es moralmente incorrecto desde el punto de vista de la doctrina moral católica, que hace daño a la persona de manera severa. Hay mucha evidencia de que el consumo de marihuana es adictiva y es, para muchos, una droga de entrada al abuso más serio de otras drogas. Piense en cómo va a estar disponible para los menores de edad que obtendrán acceso a la droga con más facilidad.

Pero incluso si una persona no acepta el argumento de que el consumo de marihuana no es diferente que al consumo del alcohol, considere lo siguiente: Cuando el alcohol se abusa y cuando el alcoholismo se establece, un daño incalculable se hace para la salud, matrimonios, familias, trabajos individuales y la vida social de los individuos. Hable con sus esposas, hijos y familiares de personas con alcoholismo. Es desgarrador. ¿Por qué queríamos legalizar y hacer más fácilmente disponible un medicamento que tiene tanto y probablemente más potencial para hacer daño? ¿Nos importa? ¿Soy yo acaso guardián de mi hermano?

Los oficiales de policía están sumamente preocupados por lo que la legalización de la marihuana recreativa podría aumentar la tasa del crimen; tan solo al conducir bajo la influencia. ¿Cómo se miden los llamados "límites seguros" por conducir bajo la influencia de la marihuana? ¿Cuántas vidas más se perderán en los accidentes que involucran a personas que están “pasadas de dosis” de la marihuana? Recuerde, la gente usa la marihuana para drogarse, y su buen juicio ‘se va por la ventana’. Los oficiales de policía también están preocupados por su propia seguridad mientras realizan sus funciones en un nuevo entorno de uso de drogas legales.

Muchos ven grandes ingresos fiscales que entrarán en las arcas del Estado si la producción, distribución y venta de marihuana pueden ser regulada legalmente. ¿Vamos a dejar que el argumento económico prevalezca y nuble nuestro mejor juicio sobre lo que es en última instancia mejor para nuestro pueblo y la sociedad en su conjunto? ¿Ganará la avaricia de nuevo?

Por último, otros dos Estados han legalizado recientemente el uso de la marihuana recreativa. Son Colorado y nuestro vecino del norte, Washington. ¿Cuál es la prisa de Oregon? Vamos a esperar y veamos cómo funciona este sistema en esos Estados antes de ir corriendo a lo que es sin duda para causar problemas incalculables para el bien común de nuestra comunidad.

Por todas estas razones y más, la Conferencia Católica de Oregon se opone al Proyecto de Ley 91 Insto a todos ustedes a que por favor voten NO, y de esa manera conservar lo que es mejor para todos nosotros en Oregon.

 

 

 



Noticias Relacionadas:
• La Iglesia unida en contra de legalización de la marihuana



Búsqueda Avanzada


Copias Parroquia

Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved