Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel | EL CENTINELA ARCHIVO
El Centinela | Portland, OR Viernes, 22 de Septiembre de 2017
Peregrinos de Portland recorren las calles con la Virgen de Fátima Celebraciones por el Centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima Misa Mariachi 2017 Cinco de Mayo 2017 Marcha del 1ro. de Mayo 2017 Conferencia Pastoral de Ministros 2017 Semana Santa 2017 Reliquia del Papa Juan Pablo II Caminando con Jesús PDX Rito de Elección 2015 Misa Maya con Arzobispo Alexander Sample Concierto 'Vive tu Fe' Misa Mariachi Cinco de Mayo Ordenación Obispo Peter Smith Canonización en Roma Semana Santa 2014 Misa del Santo Crisma Pascua Juvenil 2014-Turner, OR. Bring Them Home/Traerlos a Casa Libertad Religiosa Cinco de Mayo Visita del Papa a México y Cuba Ciudadanía para Mónica Diaz Virgen de Guadalupe 2011 Jornada Mundial de la Juventud- Madrid 2011 Misa Mariachi en el Cinco de Mayo con Arzobispo John Vlazny Terremoto y Tsunami en Japón Beatificación de Juan Pablo II Tornado en Aumsville, sureste de Salem Bicentenario de Independencia de México Congreso de Jóvenes de Portland Mundial Sudáfrica 2010 Terremoto en Chile Haití sumida en la destrucción Fiesta de la Virgen de Guadalupe Mes de la Hispanidad 2009 Visita de Obama al Papa en El Vaticano Papa en visita a Tierra Santa Posesión del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama Bodas de Plata del Arzobispo John Vlazny Reunificación de la Familia Díaz Elecciones 2008 Beatificación en Roma Jornada Mundial de la Juventud 2008 en Sydney Ingrid Betancourt- Momentos de libertad Un año de la Redada en Portland-Junio 2008 Visita del Papa a Estados Unidos-Abril 2008 Galería de Fotos

Binational Health Week 2017

Inicio : Comunidad y Fe : Columna Arzobispo Alexander K. Sample 22 de Septiembre de 2017

22 de Septiembre de 2014 5:26:00 PM
El Papa Francisco contra el mal

Arzobispo Alexander K. Sample


En los anuncios de publicidad antiguos, hay un slogan que dice: “Cuando x habla, la gente escucha”. Puedo adaptar las palabras del slogan, diciendo: “Cuando el Papa Francisco habla, la gente escucha”. Eso no se puede negar. Su Santidad habla con una franqueza que muchos encuentran vivificante. “Dice las cosas como son”. Incluso, algunos comentarios que ha hecho han sido repetidos fuera de contexto, se han malinterpretado y tergiversado. Su clásico “¿Quién soy yo para juzgar?” es un ejemplo de eso.

Lo que me parece interesante es que son pocos los medios, especialmente los medios seculares, que reflejan el hecho de que el Papa Francisco habla mucho sobre Satanás, el Diablo. Haciendo memoria sobre los tres últimos papas, no recuerdo que ningún otro papa hablara tan abiertamente de Satanás como lo hace el Papa Francisco. En su audiencia general de hace apenas dos semanas, el Papa Francisco dijo lo siguiente:

“El camino de salvación, a través del cual la Iglesia nos guía y nos acompaña con la fuerza del Evangelio y el apoyo de los Sacramentos, nos da la capacidad para defendernos del mal. La Iglesia tiene el coraje de una madre que sabe que debe proteger a sus hijos de los peligros que resultan de la presencia de satanás en el mundo, para llevarlos al encuentro con Jesús. Una madre siempre defiende a los hijos. Esta defensa consiste también en el exhortar a la vigilancia: vigilar contra el engaño y la seducción del maligno. Porque si también Dios ha vencido a Satanás, este siempre vuelve con sus tentaciones, nosotros lo sabemos, todos nosotros somos tentados, hemos sido tentados y somos tentados. A nosotros nos corresponde no ser ingenuos, él viene como “león rugiente” dice el apóstol Pedro. Nos corresponde a nosotros no ser ingenuos sino vigilar y resistir firmes en la fe. Resistir con los consejos de la madre, resistir con la ayuda de la madre Iglesia, que como buena madre, siempre acompaña a sus hijos en los momentos difíciles”.

Durante la primera homilía después de haber sido elegido Papa, dijo estas fuertes palabras a los Cardenales en la Capilla Sixtina: “Cuando no se confiesa a Jesucristo, me viene a la memoria la frase de Léon Bloy: ‘Quien no reza al Señor, reza al diablo’. Cuando no se confiesa a Jesucristo, se confiesa la mundanidad del diablo, la mundanidad del demonio”. Eso es un asunto muy fuerte.

Como para alejar el criticismo por hablar de Satanás, el Papa Francisco dijo lo siguiente en una homilía de su misa diaria, durante el mes de abril pasado:

“Todos somos tentados, porque la ley de la vida espiritual, de nuestra vida cristiana, es una lucha: una lucha. Porque el príncipe de este mundo – el diablo – no quiere nuestra santidad, no quiere que nosotros sigamos a Cristo. Alguno de ustedes, tal vez, no sé, podría decir: ‘Pero, Padre, ¡qué antiguo es usted: hablar del diablo en el Siglo XXI!’ Pero ¡miren que el diablo existe! El diablo existe. ¡También en el Siglo XXI! Y no debemos ser ingenuos, ¡eh! Debemos aprender del Evangelio cómo se hace para luchar contra él”.

Bueno, algunos de ustedes quizá estén pensando: “Por qué el Arzobispo está volviendo a revivir ese tema en su columna?” Esa es la pregunta. Es porque como, su Santidad, deseo que estemos muy conscientes de la lucha espiritual que enfrentamos por la salvación de nuestras almas. Mi responsabilidad como su pastor es resguardar y proteger a mi rebaño. Algunas personas podrán encontrar este tema un poco desconcertante, incómodo: ¡eso espero!

¿Cuál es nuestra defensa? ¿Cómo podemos contra-atacar ante el mal que nos confronta en este mundo? En la homolía anterior, el Papa Francisco claramente nos lo dice: Satanás no quiere nuestra Santidad; no quiere que sigamos a Cristo. Entonces, ¡buscar la Santidad y seguir a Cristo es exactamente lo que debemos hacer!

Un autor que quizá conozcan, el Dr. Peter Kreft, escribió un ensayo titulado: “Una estrategia para ganar”, el cual detalla tres puntos: En primer lugar, estamos en guerra. En segundo lugar, debemos saber quién es el enemigo. Y en tercer lugar, ¿qué arma va a ganar esta guerra.

Una de las líneas favoritas del ensayo es ésta: “Si no sabes que la civilización entera está en crisis, espero que hayas tenido buenas vacaciones en la luna”. Como dice su Santidad, estamos en lucha. Y usa frases como “estamos bajo ataque”, “nuestra vida Cristiana está en lucha” y “Debemos aprender del Evangelio cómo se hace para luchar contra él”. Con esto, llegamos al segundo punto que enumera el Dr. Kreft: Nuestro enemigo es Satanás.

Pero, el punto más importante del Dr. Kreft es el arma que se usará para esta lucha: es la santidad. Es el esfuerzo sincero para hacerse un santo. Esto corresponde con lo que el Papa Francisco expresó: el enemigo, el Maligno, no quiere nuestra santidad, no quiere que sigamos a Cristo.

Es verdaderamente possible llegar a ser santo. Lo único que nos detiene es nuestro propio ser. Le tenemos miedo al precio que cueste. No estoy apuntando con el dedo, pues me incluyo a mí mismo. Tenemos miedo de dar el cien por ciento de nosotros mismos a Cristo y al servicio del Evangelio. Pero, si cada uno pudiéramos hacerlo, si cada uno pudiéramos entregarnos totalmente a Dios, podríamos cambiar el mundo. Por lo menos, cambiaríamos nuestro pequeño rincón acá en el Oeste de Oregon.

 

 



Noticias Relacionadas:
• Sínodo Extraordinario de los Obispos sobre la Familia
• Oraciones por las víctimas de ébola en el mundo
• El Papa comparte su experiencia al visitar Albania en audiencia general



Búsqueda Avanzada


Copias Parroquia

Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved